miércoles, 31 de octubre de 2007

Enric Sió I.


Nace el 5 de abril de 1942 en Badalona, aficionado al dibujo desde niño, realizó estudios de Economía y Bellas Artes y comienza a publicar desde muy joven.
Autor de inquietudes politicas e intelectuales, rara avis en una epoca de poco pensar y mucho producir, se vió obligado como tantos otros a trabajar para los mercados ingleses y franceses, entre otros, al tiempo que fue entregando una obra original y muy personal, influído por la efervescencia de los autores vanguardistas italianos y franceses, cuestionandose la importancia del autor en el entramado editorial.
Crítico con la profesión, pensaba que la pobreza cultural e intelectual de los autores españoles, pesaba como una losa a la hora de producir una historieta adulta y válida que no fuera continuadora de un comic industrial e infantiloide.


En 1967, la revista Oriflama le encargó la realización de Lavinia 2016 o la Guerra de los Poetas, cuyo guión firmara Emilio Teixidó y donde aparecen muchos de los protagonistas, cantantes, actores, escritores y políticos de Cataluña en clave satírica y crítica.


En esa misma época colabora con Román Gubern en el libro El lenguaje de los comics.
También en 1967, la Editorial Salvat le confa la realización de dos historias a color para sendas colecciones de fascículos, así nacieron Nus y el Atleta y Sorang, obras que le sirvieron para experimentar en el medio, páginas que son un auténtico hervidero de ideas gráficas y narrativas.


Entre 1969 y 1970 realizó Aghardi y la serie Mis Miedos, a color, dentro del género de horror fantástico, con destino a la revista Drácula. Paralelamente a Mis Miedos inició la que seria su obra maestra, Mara.


Esta obra ha sido considerada por numerosos especialistas como una de las más completas dentro de la historia del comic español. En ella se narra la vida de unos personajes en un entorno cerrado y con un desarrollo absolutamente ritual. Sió la definía como "una experiencia generacional-educativa de determinada clase social bajo el franquismo".
Lo cierto es que no es una obra fácil, bajo el maravilloso grafismo de sus viñetas bulle un guión pleno de referencias, pero sin concesiones al lector, el cual necesita completar, con sus propios conocimientos, lo que allí se le cuenta.





Estas últimas imagenes pertenecen a la historieta Eleonor, de la serie Mis miedos, publicada en Drácula, historia de terror, de corte clásico, pero muy lejos de las habituales con finales de justicia poética. Sió utilizaba en sus historias personajes, como aquí una niña, poco convencionales en este tipo de historias y que la hace especialmente espeluznante.

3 comentarios:

mariano dijo...

Hombre, por fin alguien que hace justicia a Sió!!!
Ya me aburren los cazurros que no saben ir más allá de su empleo de referencias fotográficas (en el cual pienso que es uno de los más personales y con la ayuda del cual desarrolla su particular poética narrativa).
Lo descubrí hace unos siete años y he intentado conseguir todo lo que he podido. Aghardi buenísimo, quitando el final un poco precipitado e improvisado. Mara una obra maestra absoluta. Mis miedos más irregular, aunque algunas de las historias son realmente buenas (aún recuerdo la de la mano y la del paracaídas) aunque la que has adjuntado es de las que menos me gustan. Los saquedadores de tumbas (este era el título?)obviamente el más flojo, pero aun así muy divertido. A Lavinia y demás no le he podido hincar el diente.
Enhorabuena por el post. Esperamos el siguiente.

Manuel Deskartes dijo...

Lo de las referencias fotográficas, efectivamente, lo mencionan sin criterio quienes no saben ver más allá del "ha copiado esta foto".
Sió utiliza fotografías propias (aunque no siempre) para conseguir un determinado ambiente en sus historias, transformándolas de forma a veces sutil y a veces brusca, mezclando efectos de solarización y contrastes en varios niveles, que evocan los momentos oníricos, tan propios de sus obras, y otros descrptivos, aunque mezclándolos y agitándolos, fundiendo sueño y realidad, pasado y presente, de una forma absolutamente personal y para mi muy válida.
Fotografía a sus amigos y modelos y sabe crear el ambiente necesario para, partiendo de estas sesiones fotográficas, crear una base útil para su trabajo.
Ojo, con la guasa que le caracterizaba, a veces introducía por mero divertimento, imágenes y situaciones tangenciales a la historia, guiños privados, etc., para algunos como yo, esto las enriquece, pero no todos lo entienden o aceptan.

prades dijo...

Yo también descubrí a Sió en Totem y en Drácula (revista que deberías hacer un post especial, sobretodo la época del primer volumen).
Hará un par de años su expareja montó una exposición de sus originales que por desgracia fuera del ámbito de Cataluña no tuvo resonancia.
Un gran artista que necesitó reinventarse y que por desgracia muchos sólo lo conocieron cuando se hizo popular con esas fotografías de la brasileña con las tetas al aire en el Camp nou.