lunes, 10 de diciembre de 2007

Blue Max, de Victor de la Fuente.





Tras un mes sin ordenador -¿quien me mandaría comprar un PC?- volvemos a las andadas.

Esta curiosa historia, realizada por Victor en 1978, transcurre en la Calcuta colonial y zonas adyacentes, con aventurero clon de Corto Maltes, parecido únicamente físico con el personaje de Pratt, pues la catadura moral es algo diferente. Un parecido imposición de los editores, sin duda, típico de estas publicaciones que aprovechaban todo tipo de historias y personajes de la cultura popular para hacer más atractivos sus productos. Es otro de esos "alimenticios" trabajos que el autor, como tantos otros, tuvo que realizar para llenar el puchero, entre tanto veian la luz sus proyectos "mayores".




Pero como suele ocurrir con Victor, entrega un trabajo a años luz de los publicados por esta editorial, realizado con rapidez, pero con magníficas muestras de su arte. Incluso esa misma rapidez hace que algunas viñetas tengan una frescura y un acabado que no tendrían de estar más elaboradas. Como siempre, las obligadas paginas de erotismo también están presentes, en este caso más aún por tratarse de un volumen de 200 páginas nada menos, el doble de lo habitual.

3 comentarios:

CresceNet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jesús Duce dijo...

Amigo Manuel:
¡Qué frescura la de Víctor!
La de un genio, sin duda.
Para ser un cómic de trazo rápido, las escenas de conjunto, las viñetas de movimiento y las arrolladoras secuencias de sexo (qué control anatómico), demuestran una vez más la pasmosa maestría de este maravilloso autor al que no se le ponía nada por delante.
Gracias por este regalo de Víctor.
La verdad es que me muero de envidia por estos materiales que tenéis algunos.
Felicidades por este blog extraordinario. Como puedes imaginarte, mi lista de autores preferidos es muy parecida a la que tú exponías en la primera entrada.
Jesús Duce

Manuel Deskartes dijo...

Gracias por tus palabras.
Lo cierto es que todo lo de Victor interesa, todo su trabajo, por modesto que sea, tiene algo aprovechable y cargado de talento.