jueves, 4 de diciembre de 2008

Miguel Calatayud

Miguel Calatayud Cerdán. Aspen, 1942.
Artista espectacular y afín a múltiples disciplinas del diseño, la historieta es sólo uno de los campos en que se mueve con exquisita delicadeza este autor.
En sus comienzos, pareció acercarse a un estilo pop-europeo, de la rama de Losfield y otros de similar pelaje, pero pronto vimos que era un artista poco clasificable y con una trayectoria ascendente en el dominio del color, el diseño y la secuencia perfecta.
Es considerado con toda justicia uno de los padres de la actual escuela valenciana.
Más adelante veremos su obra comercial y sus libros ilustrados, también maravillosos, ahora quiero mostrar imagenes de una parte de su obra historietística representativa de su evolución y dejaros esta lista de albumes para que los busquéis y disfrutéis:

Peter Petrake, Doncel (Trinca), Madrid, 1970.

Los doce trabajos de Hércules, Doncel (Trinca), Madrid, 1973.

¡Viva los cuentos!, ESCO (¡Viva!), Madrid, 1979.
La energía solar, ADAE, Madrid, 1980.
La Pista Atlántica, Arrebato (Imposible), Valencia, 1984.
Penjadets per Expojove, Ajuntament de València, Valencia, 1986.

El proyecto Cíclope, Complot (Misión Imposible), Barcelona, 1990.

Conquistadores en Yucatán / La desaparición de Gonzalo Guerrero, Quinto Centenario-Planeta Agostini (Relatos del Nuevo Mundo), Barcelona, 1992.

El pie frito, Edicions de Ponent (Colección Mercat), Onil, 1997.

La diosa sumergida, Dib-buks, Madrid, 2005.

3 comentarios:

Marcos Mateu dijo...

"Trinca", vaya pedazo de revista de la A a la Z. Lo que aprendimos por alli.

Marcos Mateu dijo...

Por cierto, como esta lo del 'Manos Kelly' de Jordi Borras?

ruben garrido dijo...

De acuerdo con lo de TRINCA. Pedazo de revista.
Eran otros tiempos. TRINCA no estaba dirigida a aficionados al comic. Estaba dirigida a lectores en general, y que sin tener q ser aicionados, conocían por su nombre a los autores y seguían su evolución.
Además, entonces las revistas de historietas se vendían en kioscos, no en librerías especializadas
Yo la disfruté muchísimo como hoy día cuando vuelvo a verla.
Q pena nos dio, a mí y a mis hermanos cuando en el número 65, q se retrasó mucho en salir, se terminó TRINCA. Qué pena!, nos quedamos huérfanos.
Es increíble q el franquismo pagase una de las mejores revistas de historietas europeas.
Pienso q ahí está lo mejor de Palacios, de Víctor de la Fuente, de Ventura y NIeto...
El papel era buenísimo, el formato y la buena impersión te permitía disfrutar de los dibujos.
Y el caso de Calatayud, magnífico.
Tb pienso q como historieta, es de lo mejor de Calatayud.
Tuve oportunidad de conocerlo un año q viví en Valencia. Me decía q sus historietas siempre quedaban las últimas en las encuestas q hacía la revista a los lectores.
Me llevó a comer a la albufera y hablamos de dibujo e historieta y no parábamos de comentar los paisajes, las casas q veíamos... Miguel sabe lo q hace y la diferencia con el resto de sus alumnos valencianos es abismal.
Viendo sus dibujos se ve q tiene cosas q hacer a la hora e interpretar cualquier cosa.
Siempre es interesante ver sus ilustraciones y su color. Es grande.
Si no recuerdo mal era profe de dibujo. Me hubiese gustado tenerlo como tal...
un saludo a este blog tan apetitoso.

rubén